Edición Española
    / Cultura / Miguel de Unamuno

    Miguel de Unamuno

    La sangre de mi espíritu

    La sangre de mi espíritu es mi lengua,
    y mi patria es allí donde resuene
    soberano su verbo, que no amengua
    su voz por mucho que ambos mundos llene.

    Ya Séneca la preludió aún no nacida
    y en su austero latín ella se encierra;
    Alfonso a Europa dio con ella vida.
    Colón con ella redobló la Tierra.

    Y esta mi lengua flota como el arca
    de cien pueblos contrarios y distantes,
    que las flores en ella hallaron brote,

    de Juárez y Rizal, pues ella abarca
    legión de razas, lengua en que a Cervantes
    Dios le dio el Evangelio del Quijote.




    TAMBIÉN EN MIGUEL DE UNAMUNO

    Eres sueño de un dios; cuando despierte / ¿al seno tornarás de que surgiste?
    Noche blanca en que el agua cristalina / duerme queda en su lecho de laguna / sobre la cual redonda llena luna / que ejército de estrellas encamina
    ¡Sombra de humo cruza el prado! / ¡Y que se va tan de prisa!
    Madre, llévame a la cama, / que no me tengo de pie.
    En este mar de encinas castellano / los siglos resbalaron con sosiego / lejos de las tormentas de la historia
    © 1991-2014 The Titi Tudorancea Bulletin | Titi Tudorancea® is a Registered Trademark | Aviso legal